¿Y yo para qué quiero una Identidad Corporativa?

“¿Y yo para qué quiero una Identidad Corporativa? ¡Si yo ya tengo un logo!”

¿Te suena esta frase? ¿La has dicho cuando has oído hablar de la importancia de tener una identidad corporativa?

Si la respuesta es sí, entonces te conviene quedarte un rato leyendo este post. Porque en él te hablaré de qué es, para qué sirve y por qué es tan importante tener una buena identidad corporativa.

Y ya te adelanto que tener una identidad corporativa no es tener sólo un logo.

Vamos allá.

¿Qué es la identidad corporativa de una marca?

Según Wikipedia: La identidad corporativa o identidad visual es la manifestación física de la marca.

Es decir, la identidad corporativa de una marca es el conjunto de aquellos elementos tangibles que usamos para identificarla.

Vamos, lo que nos hace reconocer visualmente una marca.

Por eso cada elemento no puede tener un diseño al azar, sino que deben estar unificados entre ellos.

Y no, no se trata de conseguir que sea algo bonito y te guste. Sino que el objetivo es comunicar. Transmitir todos los valores y mensajes de tu marca a través de cada uno de sus elementos.

Sí, sí… Ya sé lo que me vas a decir. Que el logo también identifica visualmente una marca.

Sí. Pero no es lo único.

El logotipo es sólo una parte, un elemento, de la identidad corporativa de una marca. Aunque sí verdad que es uno de los elementos más reconocibles.

Vamos a hacer un pequeño juego para que lo veas.

Se llama “Adivina el refresco”. Viva la imaginación.

Es fácil, mira las fotos de abajo y adivina qué refresco es cada uno.

Seguro que lo has adivinado enseguida, sin mucha dificultad.

Y lo mejor es que no te ha hecho falta ni logotipo, ni ver la botella ni nada. Sólo un cuadro de color.

¿Lo ves?

Pues de eso trata la identidad corporativa.

De que tus clientes reconozcan y piensen en tu marca en cualquier situación, sin necesidad de que aparezca el nombre o el logo.

¿Empiezas a ver ya que hay vida más allá del logo?

¿Por qué es importante la identidad corporativa?

Como hemos visto en el ejemplo de los refrescos, ya sabes que una de las ventajas de tener una buena identidad corporativa es que hace que tu marca sea reconocida y diferenciada de su competencia.

Pero tiene muchos otros beneficios.

Por ejemplo también cambia la percepción de la calidad del producto.

Imagina la siguiente situación.

Estás en un supermercado y vas al mostrador de verduras a por tomates. Sólo quedan dos mallas. Una con tomates de un rojo vivo (en esta entrada todos los ejemplos son con rojo) y la piel lisa y brillante. Y la otra malla tiene unos tomates más arrugados, con un color más apagado y pequeños cortes.

Sé sincero, ¿cuál te llevarías a casa? ¿No te da la sensación de que los tomates de la primera malla van a estar más buenos? ¿Te fijarías sólo en el logo de cada malla para elegir uno u otro?  

Pues con las marcas pasa exactamente lo mismo. Que creemos que tienen mayor calidad si tienen una buena imagen.

Somos así, nos llama la atención y nos gusta aquello que nos entra por los ojos.

Por otro lado nos ayudará a transmitir una serie de valores y a dar una imagen concreta. Es decir, cómo queremos ser percibidos por nuestro público objetivo.

No puedes ir cliente por cliente contándole todos los fundamentos de tu marca. Ni tampoco tus clientes se van a parar a escucharte o a leerte.

Así que necesitas transformar los valores y la personalidad de tu marca en elementos gráficos. Que hagan que puedas comunicar todo lo que tienes que decir como marca en un sólo vistazo.

Por eso no pueden ser elementos elegidos al azar ni algo que quede bonito.

Bonito para ti además, porque acuérdate que el libro de los gustos está en blanco. Tu público objetivo no tiene porqué tener el mismo gusto que tú.

No, la identidad corporativa debe ser diseñada con sentido.

Ahora dime.

¿No es todo esto lo que quieres conseguir con tu marca?

Darte a conocer, conectar con tus clientes, contarle cómo eres, que vean por qué vales más que tu competencia, que después te recuerden y estés presente en su mente.

Pues eso es tener una buena identidad corporativa.

¿Qué incluye una identidad corporativa?

Vale, ya sabemos qué es y por qué es importante. Pero te estoy venga hablar de elementos y elementos de la identidad corporativa, pero no te he dicho todavía cuáles son.

Logotipo

Es la parte más reconocible de tu marca, su seña de identidad. El símbolo que la hace reconocible y diferenciable.

Debe ser único, atemporal, fácil de recordar y reconocer.

Pero como ya hemos visto, el logo necesita de los otros elementos. Por sí sólo, el logotipo de una marca dice muy poco (o nada) de ella.  

Color

Ya has visto la importancia que tiene el color en el ejemplo de Coca-Cola y Pepsi (esas eran las respuestas, por cierto). Tal es su importancia, que puede hacer cambiar el significado del diseño.

Además el color tiene una potente carga psicológica y cultural. Por lo que el uso de un uno u otro puede generar unas sensaciones diferentes.

Tipografía

La tipografía sirve a la marca de dos formas.

La primera como el elemento principal de comunicación a través de las palabras. Y la segunda función es visual, ya que, según la forma de la tipografía estaremos mandando un mensaje u otro. Por eso debe ir en sintonía con el resto de elementos.

Importante no usar más de dos tipos. Muy importante de hecho.

Cada tipografía es un tono de voz. Si usamos muchas es como si hablaran muchas voces a la vez y cada una de ellas diciendo algo diferente.

Fotografías

La fotografía es un elemento muy presente en el diseño gráfico.

La mayoría de proyectos la incluyen. Ya sea la foto de los productos, fotos para las redes sociales, para la web… Y cien ocasiones más.

El caso es que la fotografía ayuda a reforzar el mensaje que estamos transmitiendo con la marca. Y debe tener un estilo concreto que se asocie con el resto de la identidad corporativa.

Ilustraciones e iconografía

En algunos proyectos se opta por usar, además de fotos, ilustraciones, o los dos a la vez. También en alguna ocasión se hace necesario el uso de una iconografía.

En cualquier caso, ambos elementos refuerzan el mensaje y hacen más reconocible a una marca.

Un ejemplo muy bueno de esto es Facebook.

Los emojis al darle a “Me gusta” o “Me enfada”, o el archiconocido pulgar hacia arriba, forman parte de su identidad corporativa.

Identidad-corporativa-1

Extra: Manual de marca

No es un elemento de la identidad visual en sí. Pero es bueno que nos acordemos en este punto de que existe y de que es necesario tener uno.

El manual de marca recogerá todas las reglas de nuestra identidad corporativa. Desde cómo aplicarla hasta los usos que no debemos hacer, pasando por la composición de todos sus elementos.

Te servirá de guía para que puedas aplicar tu identidad visual en cualquier ámbito que sea necesario. De nada vale tener una identidad corporativa si después no sabemos usarla.

¿Dónde debo aplicarla?

A todo.

Así de sencillo.

Cualquier elemento que esté bajo el nombre de tu marca, sea cual sea, debe estar construido bajo las directrices de tu identidad corporativa.

Se deben concebir como piezas de un todo, no como elementos separados.

No debe ser una tarjeta de visita. Debe ser la tarjeta de visita de tu marca.

Cada elemento de tu marca debe estar cohesionado y ser coherente con cómo quieres ser percibido por tu público.

Las aplicaciones de una identidad corporativa

No te puedo decir una lista fija de aplicaciones. Cada marca tiene unas necesidades distintas de otras.

Si tienes una cafetería te harán falta vasos para llevaar. Y si tienes una clínica odontológica necesitarás la típica tarjeta que se le da a los pacientes para apuntar las citas.

Por eso el primer paso es identificar todos aquellos elementos en donde tu marca debe estar presente.

Pero a modo general podemos hablar de las siguientes aplicaciones:

Papelería corporativa

Unas de las aplicaciones más importantes de la identidad es la papelería corporativa. En ella volcamos todos los mensajes visuales y gráfico que hemos ido construyendo.

Es importante que cualquier pieza de la papelería lleve a reconocer a la marca. Por eso deben estar relacionados entre sí y con el resto de la identidad.

Dentro de la papelería se incluye las tarjetas de visitas, las hojas de carta, los sobres, facturas… Como te he dicho antes, cada marca debe plantearse sus necesidades.

Página web

Por supuesto también la web es una de las aplicaciones.

¿No me crees?

En la web tienes pones tu logo, debes usar una tipografía para tus textos, los colores de la web, las fotos que incluyas en ella, la imagen destacada de tus entradas… ¿Sigo?

A veces queremos una web bonita o que funcione bien, y nos olvidamos que la web es nuestra carta de presentación. Una de las aplicaciones que más representa nuestra marca.

Así que no te olvides de ella cuando apliques tu identidad corporativa. Como tampoco te olvides de la identidad cuando diseñes tu web.  

Redes sociales

Las redes de tu marca tampoco se escapan. Deben ser coherentes con el resto de la identidad visual.

Tu marca no puede tener una web con aspecto serio y a la vez subir fotos de colores vivos y flores a Instagram.

La cabecera de Twitter, las publicaciones de Facebook, las fotos de Instagram, tu canal de Youtube… Todo eso debe seguir las normas de tu identidad corporativa.

Por cierto, si quieres saber cómo aplicarla tu identidad corporativa a tu canal de Youtube, pásate por esta entrada.

Vídeos

No podían faltar.  

En una etapa en dónde el vídeo está tan presente, no debemos olvidar usar nuestra identidad visual en ellos.

La identidad visual de los vídeos en concreto abarca tanto que da para otra entrada.

A modo resumen y por encima, te puedo decir que debemos aplicar nuestra identidad corporativa en la intro de los vídeos, los rótulos, las transiciones, los outro del vídeo, el estilo que uses, los decorados, el vestuario, el sonido, etc…

En Conclusión

Hasta aquí la entrada de hoy.

Espero que después de este ratito leyéndola ya sepas qué es la identidad corporativa de una marca y por qué es tan importante tener una.

Pero también espero que la próxima vez que digas “Sólo quiero una web que funcione” o “yo quiero un logo bonito”, te plantees si de verdad eso ayudará a tu negocio. Que reflexiones si sólo tu logo hablará por ti y transmitirá tus valores.

Si te tomas en serio tu marca, debes tomarte en serio la imagen que das de ella.

Y ahora sí, por mi parte nada más.

Hablamos en los comentarios! 🙂

PD: Si quieres ver algunos de mi diseños de identidad corporativa, este es el enlace a mi portfolio.

¿Quieres crear tus propios vídeos y vender más a través del vídeo marketing?

Descarga gratis nuestra "Guía para crear tus propios vídeos desde 0"

¿Y yo para qué quiero una Identidad Corporativa?
Me gusta tu voto 🙂

Deja un comentario

Responsable » Isabel Fuentes Díaz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Siteground Spain, S.L. (proveedor de hosting de Cinecatessen) ubicado dentro de la UE. Ver la política de privacidad de Siteground Spain, S.L. (https://www.siteground.es/privacidad.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.