Cinecatessen

Cinecatessen

Conoce quién está detrás

¡Hola! Soy Isa Fuentes, comunicadora audiovisual

Si estás leyendo esto es porque quieres cotillear quién ha montado todo esto de Cinecatessen y cómo puede ayudarte. Por eso te voy a contar todo de mi, para que me conozcas mejor que mi madre.

¿A qué me dedico?

Según el título de la universidad, soy Comunicadora Audiovisual.

En la carrera estudié un poco de todo lo relacionado con el mundo audiovisual. También tuve asignaturas que no tenía nada que ver, pero eso es tema aparte.

Me di cuenta que lo que realmente me gustaba y llamaba mi atención, era ponerme delante del ordenador a editar vídeos, a crear efectos, etalonar, animar objetos con After Effects… Vamos que me encantaba la postproducción.

El problema era que soy un poco culo inquieto y quería aprender muchas cosas.

Y una de ellas era el diseño visual, que siempre me había gustado. Como ya sabía usar los programas, me puse a estudiar por mi cuenta para completar la teoría que ya tenía de la carrera. El carnet de la biblioteca lo amortice bien.

Estudiando confirmé que me encantaba crear piezas visuales que tuvieran la capacidad de transmitir mensajes a una audiencia.

Y aunque al final todo esté relacionado con lo mismo, me tuve que preguntar ¿a cuál de las dos ramas me dedico?

Tenía un problema. Las dos me gustaban y de las dos quería disfrutar.

¿La solución? Mezclar las dos.

Me dije, ¿por qué no combinar las técnicas de diseño con el vídeo? ¿Por qué no hacer vídeos que mantengan la identidad de una marca y transmita sus valores?

Así que decidí que ese iba a ser mi trabajo: comunicar mensajes e ideas a través de elementos audiovisuales.  

¿Por qué monté Cinecatessen?

Básicamente porque me cansé de trabajar. Así tal cual.

Me cansé de trabajar para gente que no valoraba el poder del diseño o el vídeo. Gente que había oído por ahí que a otros les iba bien usándolos, pero no se paraban a trabajarlo para que de verdad funcionara.

Te cuento mis historia laboral para que me entiendas.

Cuando acabé la universidad, y después de varios trabajos, me llegó por fin la hora de estar en trabajos relacionados con lo que había estudiado.

Cada uno de ellos lo empezaba con mucha ilusión: tenía un trabajo, que eso en estos tiempos ya es mucho, y encima de lo mío. Pero al final, cuando pasaban las semanas, me daba cuenta de lo que significaba trabajar bajo el mando de otros.

Concretamente de otros que te obligaban a tener logos en una hora (literal), vídeos de motion graphics en 2 días. Sin dar la oportunidad de hacer algo práctico y no sólo algo bonito.

O peor, te imponían su criterio de diseño, que aunque no tuviera sentido ya que ni uno de los jefes era diseñador, había que hacerlo. Porque para eso me pagaban, cuatro duros, pero me pagaban (aunque a veces ni eso). Es decir, me contrataron para hacer ese trabajo porque ellos no sabían, pero luego me decían cómo lo debía hacer.

Es como si voy al médico a ver que me pasa, porque yo no tengo conocimientos de medicina, pero le digo las pruebas que tiene que hacerme. ¿Un poco absurdo no?

Pues así era.

Y yo pensaba: se están gastando un dinero para nada, aunque fuera poco. Estás invirtiendo en algo que no te va a funcionar porque no te paras a hacerlo bien. No te paras a analizar, a pensar una estrategia, a seguir técnicas de diseño o vídeo, a cuidar los detalles que lo hacen único, no te paras a dedicarle el tiempo y dedicación que de verdad merecen.

No valoraban lo que estaban pidiendo y lo que podían conseguir si lo hacían bien.  

Y para mi era una gran frustración cuando sabía que yo estaba haciendo algo que me gusta pero mal hecho, hasta el punto de dejar de disfrutarlo.

Por suerte...

Por suerte y de vez en cuando, también me llegaban encargos de diseños para pequeños emprendedores o grandes empresas que necesitaban vídeos.

Y ahí sí disfrutaba de lo que hacía.

Ellos querían algo y confiaban en mí para hacerlo. Entre ambas partes llegábamos a un punto en común de trabajo y las cosas salían bien. De hecho repetían cuando me volvían a necesitar. Una empresa hasta llegó a ganar un premio por un vídeo que les hice. .

Ahí aprendí que hay gente que sí valora el poder del vídeo o del diseño. Que sí valoran este trabajo y que quieren aprovecharlo para mejorar sus negocios.

Y yo quería trabajar con esas personas. Pero estaba claro que trabajando para otros no lo iba a conseguir.

Así que decidí abrir este blog para ofrecerme únicamente a esas personas y seguir disfrutando de lo que hago.

 

Si tú eres una de ellas, me alegra que te hayas pasado por aquí 🙂

¿Qué es para mí el vídeo y el diseño?

Yo soy comunicadora audiovisual, no artista.

No hago vídeos virales, ni diseños que queden bonitos.

Que una cosa sea bonita o fea es algo subjetivo y depende de cada persona. Por tanto no se puede usar para llegar a una audiencia mayor que la que tenga el mismo gusto que tú. Y rara vez eso coincide con los que te van a comprar.

Para mí el vídeo y el diseño son las herramientas que uso para transmitir mensajes de manera más eficaz y conectar mejor con un público objetivo.  

Creo en su poder para comunicar.  

¿Quién es Isa Fuentes?

Y ahora sí, ¿quién soy yo?

Me llamo Isa y nací en la calurosa Sevilla en el año 92, como Curro.

Soy comunicadora audiovisual, diseñadora gráfica y del Betis. Aunque mi verdadera vocación frustrada es ser pirata.

Ya desde pequeña me gustaba el cine y la televisión, me pasaba horas viendo todo lo que echaran y rayaba los VHS de tanto repetirlos. Me encantaba sobre todo las tomas falsas porque era cuando podía ver lo que había detrás. Hasta que un día descubrí que era algo a lo que podría dedicarme y desde entonces no quise hacer otra cosa.

Y ahora no he cambiado mucho.

Me enganchan series como: Juego de Tronos, Orange is the New Black, Orphan Black, Westworld, The Handmaid’s Tale, El Ministerio del Tiempo, Big Little Lies, Vis a Vis, Friends, Black Mirror, Masters Of Sex, Modern Family…

Aunque mis series preferidas siempre serán Aquí no hay quien viva, Embrujadas y 7 Vidas.

Crecí con La Oreja de Van Gogh, las Spices Girls y cantando Barbie Girl. Y creo firmemente que Jack cabía en la tabla y no tenía que ahogarse.

Me gusta mucho comer, pero sobre todo la tortilla de patatas y la pizza. De hecho me podría alimentar sólo de ellas. 

Tengo tres tatuajes: uno de música y dos de Toy Story.

Y lo más importante de todo, adoro a Spiderman sobre todas las cosas.

¿Quién más forma Cinecatessen?

Él es Álvaro

Las cosas acompañadas de amigos siempre son mejores, y mucho más cuando comparten tu pasión.

Por eso cuando decidí montar Cinecatessen lo llamé a él. Al de la foto de al lado.

Su nombre es Álvaro Cordón y, aparte de gaditano, es muy grande con una cámara. Sabe hacer vídeos, sabe hacer fotos (puedes cotillear su Instagram para ver sus fotos) y es capaz de inventarse cualquier historia para grabarla después.  

Un crack que merece la pena tener cerca.

Él es Luis Miguel

Él, el incondicional que siempre está a nuestro lado cantándonos.

Cuando pasan las horas y el vídeo no está terminado, lo ponemos en Spotify de fondo y nos recuerda que no es culpa de la noche, ni de la playa, ni de la lluvia.

Y siempre, siempre nos hace sentir altaneros, preciosos y orgullosos.

Y a ti, ¿te gusta lo que haces?

Si es así, entonces podemos empezar a hacer grandes cosas juntos.

De momento te propongo: